Dieta alcalina: ¿Milagrosa?

Nadie puede tener dudas sobre la influencia que tienen los alimentos que consumimos en nuestra salud, razón por la cual hay infinidad de estudio se investigaciones científicas que han tenido especial interés por el mundo de las dietas. Todas estas indagaciones, realizadas en su mayoría por equipos interdisciplinarios relacionados con el mundo de la salud, nutrición y actividad física, tienen como resultado la recomendación de alguna dieta; son muchas las dietas que podemos encontrar, las cuales representan un amplio abanico de opciones y que aparentemente se pueden adaptar a cualquier organismo y a las condiciones de salud de toda persona. En la actualidad, hay una dieta cuya fama se ha venido generalizando poco a poco, pero de manera sostenida, y la conoceremos a profundidad en las siguientes líneas. ¿Será posible que esta dieta cambie tu manera de ver los regímenes alimenticios?

Sin duda que todas las dietas tienen promotores y detractores, en el caso de la dieta que analizaremos a continuación podríamos decir que ambos bandos son de igual número y con mucha fuerza en sus opiniones y argumentos para estar a favor o en contra de ésta. Sin más preludio te presentamos a la dieta alcalina, la cual tiene una serie de características y elementos que ameritan un análisis a fondo, y como toda cosa susceptible de ser estudiada, tendrá elementos negativos y positivos que aclararemos a continuación.

¿Por qué se llama alcalina?

La dieta se llama alcalina basándose en la premisa de que nuestro cuerpo necesita para su correcto funcionamiento y el trabajo coordinado de todos los sistemas que lo componen, de alimentos que son alcalinos. ¿Cuáles son los alimentos alcalinos? La lista es grande, pero mencionaremos algunos a continuación: Berenjena, rábanos, remolacha, pepino, cebolla, ajo, espinacas, tomates, berro, repollo, coliflor, brócoli, lechuga. Si quieres consumir los alimentos de la dieta alcalina debes consumir algunas de las siguientes frutas, consideradas alcalinas: Mandarina, melón, uva, piña, ciruela, coco, mango, sandía. Entre los granos y frutos secos, tenemos a las lentejas, nueces, avellanas, almendras. El aceite de oliva es el único aceite o grasa que se considera alcalino.

Se destacan estos alimentos como alcalinos, y que son contra parte a aquellos que son considerados ácidos, donde están todos los productos contentivos de azúcar, grasas y harinas. Uno de los argumentos más fuertes para considerar a la dieta alcalina como milagrosa por sus beneficios al cuerpo humano y mantenerlo saludable, es que no se limitan las propiedades de los alimentos a si engordan a las personas, sino en las ventajas que su consumo puede traer al organismo.

La dieta alcalina de la prevención.

Los investigadores que han analizado esta dieta y que han coincidido en los beneficios que puede traer a la salud de las personas que la incluyen como patrón de alimentación diaria, está que la dieta alcalina puede ser preventiva de muchas enfermedades. La aparición de dolencias como la fibromialgia, cáncer, cólicos nefríticos, por solo nombrar algunas, han sido relacionadas a cuerpos profundamente ácidos, lo cual podría crear un ambiente propicio en el organismo, para que éstas y otras patologías puedan a aparecer en el cuerpo humano. Ahora bien, ¿Por qué nuestro cuerpo se acidifica?

El PH del cuerpo consumiendo alimentos de la dieta alcalina.

El PH en nuestro organismo se mide con una tabla de escala referencial que va del 0 al 14, el extremo 0 es completamente ácido y el punto 14 es completamente alcalino. Algunos estudios han concluido, basándose en los parámetros que están dentro de esta medida, que el punto ideal es de 7.35, y es el punto medio de la escala. Una persona cuyo PH corpóreo sea de la cifra anteriormente referenciada, es un cuerpo equilibrado en cuanto al PH. Pero entonces ¿Qué hace aumentar o disminuir la alcalinidad de nuestro organismo? Para muchos la respuesta a esta pregunta está en los alimentos, y allí entra la polémica.

Además de los alimentos, el PH del organismo se puede ver aumentado por la ingesta de medicamentos y edulcorantes artificiales. A esto se incluye la amplia gama de productos refinados que en la mayoría de las veces los encontraremos en los mercados.

Diferencia entre el PH de la sangre y la orina.

Los profesionales que promueven a la dieta alcalina como una opción muy valiosa para ser considerada como regla de alimentación, destacan que los niveles ácidos en el cuerpo se pueden bajar con los alimentos alcalinos, razón por la cual se puede suponer a la dieta alcalina como milagrosa, porque va a coadyuvar en la prevención de una amplia gama de enfermedades.

Sin embargo, los profesionales que no están de acuerdo con la fama que por sus efectos “milagrosos” se le atribuyen a la dieta alcalina, resaltan que sí, efectivamente los alimentos tienen influencia sobre el PH, pero de la orina, más no de la sangre. Diversos estudios han constatado que personas con una dieta alcalina tienen un PH en la orina equilibrado, pero el PH de la sangre en estas mismas personas tiene características diferentes. Este argumento es uno de los que expresan más enérgicos los detractores de los beneficios de la dieta alcalina.

Si la alcalinidad de la sangre no está en un nivel aceptable, no valdría la pena que solamente esté equilibrado el PH de la orina. Estas mismas personas que no están de acuerdo con los beneficios que se le han atribuido a la dieta alcalina, han dicho que incluso, no está comprobada con certeza que la acidez en el organismo incentiven el surgimiento de enfermedades.

La dieta alcalina y el peso.

Quienes resaltan las ventajas de una dieta alcalina, manifiestan que su inclusión como sistema de alimentación, debe estar basado en hábitos, que poco a poco irán formando parte de la cotidianidad del individuo. Si se desea hacer una dieta alcalina y el estímulo para realizarla es la pérdida de peso, se puede caer en un error. El principal objetivo de esta dieta es mejorar la salud, y la pérdida de peso será un efecto colateral del que la persona podrá disfrutar al mediano plazo.

Otra de las ventajas atribuidas a la dieta está en el efecto desintoxicante para el organismo. Los alimentos de la dieta alcalina van a promover en el organismo la expulsión de toxinas a través de todas las secreciones del cuerpo.

consumir-alimentos-alcalinos

¿Una dieta acida engorda?

Si, el cuerpo se defiende de los ataques que le produce la dieta acida a través de la generación de grasas, y la aumenta en zonas específicas como la espalda y abdomen, además, que sustrae el calcio no aportando los nutrientes de alimentos que comúnmente se consumen, de los huesos de la estructura ósea; todo esto son afirmaciones expresadas por los defensores de la dieta alcalina. Los detractores afirman que estas conclusiones no están sustentadas científicamente.

El valor del equilibrio.

La dieta alcalina, aunque está basada en la ingesta principalmente de alimentos como frutas y verduras, debe ser complementada con alimentos ácidos como las harinas, carnes y azucares. La diferencia para el éxito de la dieta alcalina estará en el mantener un equilibrio en cuanto al porcentaje de alimentos que consumimos diariamente, es decir, los alimentos alcalinos siempre deben ser proporcionalmente mayores que los ácidos.

Es importante considerar lo siguiente:

  • El cuerpo humano necesita de todos los grupos alimenticios. No se debe hacer una discriminación de alimentos, cada grupo aporta nutrientes que el organismo necesita. El punto clave está en disminuir aquellos que aportan grasas, harinas y azucares por los alimentos de la dieta alcalina en cada caso. Estos ajustes alimenticios, además de darnos mejor salud, redundarán en un mejor aspecto corporal por la pérdida de peso.
  • Actividad física. Toda dieta, sea cual sea su característica, y específicamente en el caso de la dieta alcalina, debe estar complementada con una rutina de ejercicios que aporte los beneficios cardiovasculares al organismo. Más allá de pensar en rebajar kilos de peso, la motivación debe ser mejorar nuestra salud. Sólo 30 minutos de caminata diaria por cinco días a la semana, puede ser el primer paso para habituarnos a una rutina física saludable.
  • Todo proceso de adaptación a un régimen alimenticio debe ser evaluado y supervisado por un profesional. El consumo de alimentos de la dieta alcalina puedan satisfacer las necesidades individuales y consideraciones propias de: edad, química sanguínea y condiciones físicas.

Conclusiones.

Una de las fortalezas de la dieta alcalina es su base nutricional, para nadie será mala la recomendación de comer más frutas y verduras. Está constatado científicamente además que el consumo de legumbres y frutos secos tiene una amplia gama de ventajas al organismo. La dieta alcalina ¿milagrosa? Es una interrogante que puede responder todo aquel que la realice y de la experiencia propia se podrá despejar cualquier interrogante.

El equilibrio es importante en cualquier área de la vida, y la alimentación no escapa a ello. La dieta alcalina puede ser un motor importante para modificar los parámetros de alimentación y bajar, o incluso eliminar el consumo de alimentos procesados que no aportan nutrientes ni beneficios a la salud por los alimentos de la dieta alcalina. Nunca es tarde para cambiar el rumbo de nuestra vida, mucho más cuando ese cambio nos hará más saludables.

La Cura Alcalina (Nutrición y Salud)

1 usado de 9,99€
Envío gratuito
Last update was on: 3 octubre, 2021 6:24 pm
17,10 18,00

La Dieta BioAlcalina: Recupera tu salud Incluye recetas anticáncer

Envío gratuito
Last update was on: 3 octubre, 2021 6:24 pm
24,70

La Cocina Alcalina (Nutrición y Salud)

Envío gratuito
Last update was on: 3 octubre, 2021 6:24 pm
17,10 18,00

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Perder 5 kilos - Ejercicios y dietas para adelgazar 5 kilos o mas
      Logo